Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Ubicadas en los terrenos de Villa Miriam, una residencia privada, encontrarás una serie de piscinas alimentadas por el Río San Rafael que corren a lo largo de la propiedad, brotando desde las exuberantes colinas de la zona. Estas piscinas naturales están abiertas al público pagando una pequeña cuota de entrada, y es el lugar perfecto para una escapada romántica o con toda la familia, lejos de las playas y el calor intenso. Pregunta en tu hotel como puedes coordinar una visita a la residencia y sus facilidades exteriores.