Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Un misterio develado

El Hoyo de Pelempito de la Sierra de Bahoruco es una enorme depresión de forma triangular con 1,500 m de profundidad, 2.5 km de ancho y 7 km de largo. Por muchos años constituyó uno de esos escondidos lugares de nuestra accidentada geografía que, por su lejanía y dificultad de acceso, han servido de trama para entretejer las más insólitas historias. Su población es de 21,207 habitantes, siendo la densidad poblacional de 10 hab/km2. También se cuenta que allí se escondió el sublevado cacique Enriquillo, y que más tarde lo hicieron los negros cimarrones. Como sigue ocurriendo hoy con Macutico, pocos hablaban del Hoyo de Pelempito y menos de estos lo conocían.

Hoyo de Pelempito de la Sierra de Bahoruco es una enorme depresión de forma triangular con 1,500 m de profundidad, 2.5 km de ancho y 7 km de largo. Por muchos años constituyó uno de esos escondidos lugares de nuestra accidentada geografía que, por su lejanía y dificultad de acceso, han servido de trama para entretejer las más insólitas historias. Su población es de 21,207 habitantes, siendo la densidad poblacional de 10 hab/km2. También se cuenta que allí se escondió el sublevado cacique Enriquillo, y que más tarde lo hicieron los negros cimarrones. Como sigue ocurriendo hoy con Macutico, pocos hablaban del Hoyo de Pelempito y menos de estos lo conocían.

Gracias a la iniciativa y persistencia de algunos exploradores e investigadores nuestros, la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales hizo posible el acceso para la contemplación de este impresionante y fascinante lugar; desde el año 2001 existe un camino que nos conduce al Centro de Visitantes del Hoyo de Pelempito, con senderos interpretativos y paneles informativos. Desde su mirador, podremos contemplar en toda su extensión esta hermosa obra natural, sobrevolada por variadas especies de aves residentes de la Sierra de Bahoruco.

Para llegar a este sitio tan especial seguiremos la misma carretera Barahona-Pedernales y tomaremos un desvío (a la derecha) que encontraremos después de Oviedo, en el cruce de Cabo Rojo, para ascender 38 km a través de la carretera de Las Mercedes-Aceitillar y del camino hacia el Centro de Visitantes. En el trayecto, observaremos restos de la extracción del mineral bauxita que por tres décadas realizó en la Sierra de Bahoruco la compañía Alcoa Exploration Company (1952-1983); sus instalaciones estuvieron en Cabo Rojo, donde hoy es explotada la piedra caliza por la compañía Ideal Dominicana.

Así como es de impresionante la contemplación del Hoyo de Pelempito, es de sorprendente la diversidad florística y de aves que observaremos en todo el trayecto; la Sierra de Bahoruco nos ofrece mezclas únicas de vegetación, como pinares con cactus, magueyes y palmas, paisajes alucinantes que parecen más bien una suerte de surrealismo natural. De acuerdo se va ascendiendo, el clima varía y las temperaturas son mucho más bajas.

La carretera El Aceitillar se encuentra en buenas condiciones, pero el camino hacia el Centro de Visitantes no presenta la misma facilidad, debido a que en su construcción primó el criterio de la conservación del entorno. Es necesario subir con agua potable. Si nuestros planes contemplan dormir en el Centro de Visitantes, se requiere que llevemos sacos de dormir, así como frazadas y abrigos.